26 February 2017 21:13 PM



Viajando por Corea: Seúl en mayo de 2015

La última semana de mayo tuvimos unos días de vacaciones, así que decidimos utilizarlos para viajar un poco. Hace dos años fuimos de viaje de Suwon a Jeonju y acabamos muy cansados, y el año pasado estuvimos una semana en Gyeongju y pese a visitar muchos lugares pudimos relajarnos más por el hecho de estar en un solo sitio y no tener que viajar de un lado para otro. Esta vez volvimos a buscar esa experiencia de estar tranquilamente en un sitio visitando lugares sin tener que viajar, así que decidimos ir a Seúl.

Desde que abrimos la academia hemos estado muy ocupados y no habíamos tenido tiempo para nosotros mismos. En casa sólo hablamos de trabajo y pensábamos que necesitábamos un tiempo para relajarnos y pensar en cosas que no fueran del trabajo. Por eso en este viaje, pese a tener muchos amigos en Seúl, decidimos no quedar con nadie e ir a nuestro ritmo. Lo necesitábamos enormemente. Nos sirvió de terapia y volvimos con las pilas cargadas, así que estoy muy contento de este viaje.

Durante todo el viaje estuvimos hospedados en SS Guesthouse. Ya es la tercera o cuarta vez que vamos a este lugar. Nos gusta porque está a dos minutos de la estación de Seúl, que siempre es un buen lugar para moverse, y además es limpio y tranquilo.

 

Día 1

Fuimos en KTX y llegamos por la mañana. Lo primero que hicimos fue ir a Yongsan Electronic Market porque quería comprarme una Game Boy Advance de segunda mano. Los precios son caros y en Japón es mucho mejor, algo que me decepcionó bastante ya que normalmente Corea es mucho más barato que Japón. Pero la compré igualmente. También me compré el juego Dragon Ball Advance nuevo en coreano (este sí que lo necesitaba en coreano porque en japonés no hubiera entendido nada). Comimos un naengmyeon bien frío en un restaurante de la estación Yongsan pero un poco diferente a cualquier naengmyeon que haya comido antes. Este naengmyeon tenía hessam (pepino de mar) y medusa entre otras cosas raras para un naengmyeon normal. No estaba mal.

Después fuimos en metro a Seoul Plaza para ver Hwangudan, el santuario escondido del que ya hablé en el blog, y acto seguido entramos al palacio Deoksugung que ya había visto hace tiempo pero que quería visitar con Jumi. Por allí fuimos caminando por la calle adyacente para acabar visitando otro palacio, mucho más tranquilo Gyeonghuigung. También había visitado este palacio con anterioridad, pero es un lugar muy tranquilo por el que siempre gusta pasearse. Después fuimos al Museo de Seúl, que trata sobre la historia de la ciudad. Es muy interesante y no había estado antes, así que me encantó. Hacia la noche fuimos al mercado Namdaemun y visitamos la puerta Namdaemun ya que quería hacer algunas fotos de noche. De allí fuimos al guesthouse que está realmente cerca.

 

Día 2

Este día lo pasamos en la zona de Dongdaemun. Visitamos el Dongdaemun Design Plaza que es un edificio... ¿cómo lo diría?... mmm  E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R. Es uno de los edificios modernos que más me han sorprendido en años. Morí de amor entre su arquitectura. Uno de los lugares más especiales para hacer fotografías. En serio, tiene muchos rincones que merece la pena fotografiar. Y por la noche es como de otro mundo, como una nave espacial, no sé, no tengo palabras y prefiero que lo veáis por vosotros mismos cuando lo ponga en el blog o si vais de viaje.

De allí cogimos el metro para ir hasta Ehwadong. Un barrio que es famoso por sus pinturas en la pared y que está al lado de una parte de la muralla de Seúl. Esa tarde visitamos también el palacio Changgyeonggung, el último de los palacios de Joseon que me faltaba por visitar, así que ya podré escribir aquí las entradas con todos los palacios, su información y su historia. Ya de noche volvimos al DDP que como digo es espectacular. Pienso que si se viaja a Seúl es un lugar imprescindible para combinarlo con los palacios y lugares históricos.

 

Día 3

El tercer día fue un día para mí donde Jumi me demostró que me entiende muy bien. Y es que fuimos al Museo Nacional de Seúl donde estuve todo el día. Entramos de día y salimos de noche, gasté una tarjeta de memoria sólo en fotografías de las piezas del museo y es que para mí, ahora que estudio muy en serio la historia de Corea es imprescindible todo documento gráfico. Fue el mejor día de mi viaje, disfruté como un niño pequeño y ahora que entiendo muchas cosas de la historia era una sensación casi orgásmica. No sé cómo describirlo porque además sé que muy poca gente me entenderá, pero bien, yo me entiendo. Comimos dentro del museo y cenamos cerca de allí.

 

Día 4

Este día fuimos al Museo Nacional del Palacio, un pequeño pero interesante museo que se encuentra junto al palacio Gyeongbokgung y al que fuimos porque nos pilló de paso al salir del metro. Pero nuestro objetivo ese día era otro. Fuimos al barrio Sejong (Sejong maeul), visitamos la casa del pintor Park Nosu, fuimos al mercado Tongin y pasamos la tarde en la pequeña y pintoresca librería Daeo para luego sentarnos un rato en la casa del escritor Yi Sang. Por la noche dimos un paseo por Gwanhwamun y el centro de Seúl

 

Día 5

Este fue nuestro último día y lo utilizamos para visitar lugares cercanos a la estación de Seúl. Primero fuimos al Song Kee Chung Memorial Hall, un museo dedicado a la figura de este corredor de maratón que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 bajo bandera japonesa. Es una historia muy interesante y aunque quería escribir de este corredor hace tiempo, ahora es cuando he conocido su historia mucho más en detalle. Después fuimos al Ahn Jung Geun Memorial Hall, para ver el museo dedicado a la figura de este activista coreano que luchó por la independencia de Corea y que es recordado por asesinar a Ito Hirobumi, el Residente General de Corea en aquella época. Después, antes de volver a Busan, hicimos una visita rápida al DDP otra vez pero para poder ver a los 1600 pandas que estaban en exposición al aire libre.

Finalmente subimos al KTX y volvimos a Busan.

Fue un viaje muy tranquilo y relajado, que era justo lo que necesitábamos. Tuvimos tiempo para nosotros, pudimos disfrutar agradablemente de los días, sin prisas y sin pensar mucho en el trabajo. Ahora en julio nos llega una nueva semana de descanso pero la aprovecharemos para estar en casa y pasear por Busan. El viaje interesante de este año lo haremos en noviembre, cuando volvamos por segunda vez a viajar a Osaka y Kioto y podamos disfrutar de las maravillas de Japón. Hasta entonces seguiré escribiendo entradas interesantes en el blog.

Gracias por leer.

  • Título: Viajando por Corea: Seúl en mayo de 2015
  • Escrito por:
  • Fecha: 23 Julio 2015
  • Comentarios

1 Comentarios

  1. Imagen de leticia pérez
    leticia pérez (no verificado)Julio 23, 2015 12:20 PM

    Hola, Roberto:

    Me agrada lo que escribes, logras transmitir tus emociones.
    Un museo no se puede recorrer en una horas, hacen falta incluso días para apreciar todo lo que se resguarda en esos lugares.

    Gracias por compartir tus experiencias.

    Saludos cordiales.

Top