19 January 2017 7:07 AM



Ringu (Hideo Nakata, 1998)

Esta reseña está libre de spoilers, así que puedes leerla antes de ver la película.

Ringu, película conocida como "The Ring", es una película de terror que supuso un antes y un después para mí y para el cine de terror japonés. 

Cuenta una historia muy simple. Existe una cinta de vídeo maldita que contiene una grabación y las personas que la ven mueren una semana después. Empieza la película con dos chicas hablando de este tema y una de ellas comenta que vio la película con unos amigos y justo después una llamada le decía que iba a morir. Toda la película en sí crea una atmósfera de misterio que te mantiene enganchado de principio a fin. No hay escenas de sangre, ni sustos a lo Scream, y quizás por ser de este estilo tan diferente, de un terror tan psicológico, la película cautivó a muchos. A mí entre ellos.

La película como tal no da miedo, lo que la hace diferente es el ambiente que genera a su alrededor. Estamos viendo una película donde aparece un vídeo maldito. Nosotros también vemos el vídeo y somos parte de la historia. El argumento es muy bueno y el papel de los actores es muy creíble. Si recibes una llamada después de la película o como me pasó a mí, justo a mitad, puedes morir de miedo en ese mismo momento.

Me pasó esa anécdota, y nunca lo olvidaré. Es quizás por esto que Ringu sea una película que me encantó y que sólo volví a ver, y solo otra vez, más de quince años después. La primera vez estaba en mi casa solo, me habían hablado muy bien de esta película y decidí ponerme a verla. Apagué todas las luces y me encerré en mi habitación. Por aquella época no tenía móvil y el fijo estaba en el comedor. Estaba viéndola tranquilamente y sin acojonarme demasiado cuando en la película ponen la cinta de vídeo que los espectadores también visionamos. Termina. Apenas pasan un par de segundos suena mi teléfono en el comedor. No os podéis imaginar el miedo que pasé. Me quedé blanco. Estaba tan dentro de la historia que la llamada parecía relacionada directamente con la película. Y el teléfono seguía sonando. Abrí la puerta, toda mi casa estaba a oscuras y yo solo. Encendí la luz del pasillo y fui caminando hasta el comedor donde el teléfono seguía sonando. Me acerqué y descolgué lentamente. No pude contestar siquiera y al otro lado no se oía nada, sólo una respiración...

....

- ¿Robert? - dijo una voz

- ¿Sí? - contesté con miedo

- ¿Estás tonto o qué? ¿Vas a salir esta noche o no?

Era uno de mis mejores amigos. La sangre volvió al cerebro. Respiré como si perdiera dos kilos al exhalar, y contesté a mi amigo. Las manos me temblaban. Nunca olvidaré aquel momento.

Después volví a mi habitación contento de no morir una semana después y acabé de visionar la película. Después de verla, pese a todo, le tuve un gran respeto. Tanto es así que hasta este año no he vuelto a verla. Antes me gustaba mucho ver películas de terror estando yo solo, pero desde aquel momento me cuesta bastante. Muchos pensaréis que es una tontería, pero hay veces que estas cosas hay que vivirlas. Recuerdo que después, comentando esta anécdota alguna vez, siempre había quien me decía que también le había pasado lo mismo. El hecho de que la gente se lo tomara a broma, o dijera que le había pasado igual restándole importancia a mi anécdota, hizo que yo mismo le fuera quitando importancia al asunto. A veces el ambiente es muy importante. Me pasó algo parecido con Ju On: The grudge. Viéndola en casa me hubiera dado mucho miedo pero cometí la insensatez de ir a verla al cine, con olor a palomitas, y comentarios estúpidos de la gente. Al final ni miedo ni nada por culpa del ambiente y de los tontos occidentales a los que sólo les gustan las películas estadounidenses.

Ringu supuso también un antes y un después en el cine de terror japonés. Después de esta película salieron muchas más, bien de esta misma saga o bien de otras historias. Y consiguió que mucho público occidental se interesara por este tipo de cine. En mi opinión, se trata de una película imprescindible, una obra maestra del cine de terror japonés que ha creado escuela y cuyo visionado es obligatorio. Todo el mundo que conozco la ha visto, así que si aún no lo has hecho no pierdas el tiempo. Quizás después de verla te decepcione, quizás esperas más de lo que realmente da la película. Pienso que hay que situar la película en su contexto para poder valorarla, pero a quien le guste el buen cine de terror, estoy seguro de que no le defraudará.

 

Director: 
Hideo Nakata 中田 秀夫
Reparto: 

Nanako Matsushima 松嶋 菜々子
Hiroyuki Sanada 真田 広之
Rikiya Otaka 大高力也

Puntuación: 
5
Promedio: 5 (1 vote)
Reseñado por: 

Dejar comentario en Google +

Top