19 January 2017 6:29 AM



Rechazo a los extranjeros en Corea entre 1866 y 1873

Heunseon Daewongun (1820 -1898) mandó poner estelas como la de la fotografía por todo el país. Estas estelas eran un mensaje a la población donde se hacía saber que los extranjeros en Joseon (como se conoce a la Corea de esa época) no eran bienvenidos. Las estelas tenían un mensaje que decía: "No pelear cuando los bárbaros occidentales invaden el país, es pedir la paz. Pedir la paz es vender el país". Según otra fuente el mensaje sería: "Si no luchamos contra los piratas occidentales que nos invaden, nos vemos obligados a entrar en relaciones amistosas con ellos. Hacerlo es como vender la nación". Sea cual sea la traducción más adecuada, el mensaje es el mismo y está bien claro: Los extranjeros no eran bienvenidos en Corea y había que luchar contra ellos porque si no, era como vender el país. Estas estelas fueron en su mayoría destruidas más tarde, durante la ocupación japonesa (1910-1945). Sin embargo, esta que puedes ver en la fotografía, permanece casi intacta en el Parque Sanglim en Hamyang.

Pero ¿Por qué existieron estas estelas con estos mensajes? ¿Qué llevó a Daewongun a querer inspirar ese odio hacia los extranjeros? A continuación hago un breve resumen de los hechos más destacados de aquellos años y así, podremos hacernos a una idea.

 

 

Contexto histórico

 

Corea vivió épocas de aislamiento, pero sin duda la época en la que el aislamiento fue más consciente a nivel nacional fue la que se produjo durante el gobierno de Heungseon Daewongun (rg. 1863 - 1873). A la muerte del Rey Cheoljong (r.1849-1863), se eligió a hijo de  Heunseon Daewongun como futuro rey (el nombre de Heunseon Daewongun era Yi Haeung). Sin embargo, debido a su temprana edad (el futuro Rey Gojong tenía sólo 12 años), fue su padre Daewongun el regente durante los primeros veinte años.

Durante estos primeros años, el gobierno de Daewongun se caracterizó por dos elementos clave: sus reformas y la llegada de las potencias occidentales a Corea. Las primeras sirvieron para romper el poder de las clases nobles (yangban) cuya muestra más visible se concretó con el cierre de la mayoría de los Seowon (academias privadas confucianas), centralizando así todo el poder en la monarquía. Pero estos años de finales del s XIX fueron también los años en los que las grandes potencias occidentales empezaron a tomar contacto con Corea, si bien, los primeros contactos no fueron del todo amables.

Desde una óptica más amplia de Asia Oriental, China y Japón ya conocían a las potencias occidentales. Las noticias que llegaban de las Guerras del Opio desde China en las que Qing se enfrentaba a británicos y franceses no eran muy alentadoras. Por otra parte, Japón ya conocía a los estadounidenses que les habían obligado a abrir al comercio con los EEUU los puertos de Hakodate y Shimoda en 1854 por el Tratado de Kanagawa. No era de extrañar que poco después muchos barcos de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos comenzaran a aparecer cerca de las costas de Corea.

 

 

Incidentes con los extranjeros

 

- Incidente del barco General Sherman. En Julio de 1866 ocurrió el incidente del barco estadounidense mercante "General Sherman", que subió el Daedong río arriba hasta Pyongyang y tras unos incidentes donde mataron a varios coreanos, estos respondieron matando a toda la tripulación. Creyendo el gobierno de Joseon que el catolicismo era la punta de lanza de los occidentales en Corea, durante los siete años posteriores asesinaron a 9 sacerdotes franceses y miles de coreanos católicos. Queda clara pues, la postura de Daewongun en contra de las potencias extranjeras y el catolicismo. 

- Incursión francesa en la isla Ganghwa. En septiembre del mismo año, el Almirante Pierre-Gustave Roze de Francia llegó con siete barcos y seiscientos soldados a la isla Ganghwa, al oeste de Seúl, pidiendo castigo para aquellos que habían matado a los sacerdotes franceses y ya que estaban allí, que de paso los coreanos firmaran un tratado comercial con Francia (un "Tratado desigual", por supuesto). La respuesta de Daewongun fue negativa y después de una contienda entre ambos bandos y del saqueo y destrucción de las cosas de valor que había en la isla por parte de los franceses, estos abandonaron Corea y el gobierno de Joseon se afianzó todavía más en el aislacionismo. Como curiosidad, los libros robados por los franceses permanecieron en la Biblioteca Nacional de Francia hasta que en 2011 fueron devueltos a Corea y hoy en día están guardados en el Museo Nacional de Corea, en Seúl.

- La "bizarrada" de Ernst Oppert intentando robar un cadáver. Dos años después, en 1868 ocurrió un hecho que dejó una imagen lamentable de los occidentales. Un mercader alemán llamado Ernst Oppert en colaboración con misioneros franceses, enfadado por el hecho de que Joseon no se abriera al comercio, llegó de incógnito a las costas de Corea desde Shanghai, desembarcó en la zona costera cerca de la actual ciudad de Yesan e intentó profanar la tumba del padre de Daewongun. Pensaba que, robando el cadáver del padre de Daewongun, podría hacer chantaje al gobierno y así intentar forzar a una apertura comercial. Sin embargo, no pudieron llevar a cabo su plan, fueron descubiertos por el ejército coreano y tuvieron que huir del país. Este hecho lamentable sólo sirvió para que los coreanos odiaran aún más a los extranjeros y vieran a los occidentales como unos salvajes.

- El intento fallido de los EEUU. En 1871 llegaron los Estados Unidos con 5 barcos y soldados para atacar la isla de Ganghwa e intentar abrir Corea al comercio exterior. Aunque el combate fue favorable para los estadounidenses, finalmente se retiraron días después sin haber conseguido dicho tratado. Quizás lo mejor de este incidente, desde un punto de vista egoísta y personal, es que nos dejó las primeras fotografías de Corea.

Después de todas estas victorias morales contra las potencias occidentales, Daewongun se vino arriba y puso por todo el país las estelas donde advertía a todo el pueblo de Corea de que los extranjeros en Joseon no eran bienvenidos.

 

 

Consecuencias del aislacionismo

 

Con la llegada de Gojong al poder en 1873, la política de Joseon cambió por completo. Tres fueron los motivos que llevaron a dicho cambio. Por una parte, la disputa por el poder entre el Daewongun saliente y la Reina Min y su clan, entrante. Por otra parte, la llegada de Japón a su pensamiento imperialista y sus intenciones de falsa amistad con Corea. Y en tercer lugar, el propio interés de algunos coreanos entusiasmados en los avances de Occidente y Japón, para modernizar el país. Con este panorama, Corea se abrió finalmente a un país extranjero en 1876 firmando el tratado de Ganghwa (tratado desigual) con Japón. Más tarde seguirían los tratados con EEUU y con Qing (China) en 1882, con Gran Bretaña y Alemania en 1883, con Italia y Rusia en 1884 y con Francia y Austria en 1886. Todos estos tratados desiguales sirvieron para mejorar las relaciones y que Joseon se metiera en juegos de poder que más tarde desembocarían en la primera guerra sino-japonesa.

Pero las consecuencias del aislacionismo de Daewongun durante los veinte años anteriores fueron clave para el retraso de Corea en comparación con los otros países de Asia Oriental que ya habían tomado contacto con las potencias occidentales. Mientras que China y Japón ya tenían muchos adelantos tecnológicos que llegaban de Occidente (armas, trenes y barcos, electricidad, comercio, relaciones diplomáticas, etc.), los veinte años de aislacionismo de Daewongun hicieron que Corea se mantuviera en un estatus casi medieval, con pequeñas aportaciones tecnológicas que iban llegando a cuenta gotas del exterior, y que a pesar de la apertura de Gojong posterior, no sirvió para modernizar totalmente el país hasta que los japoneses metieron mano unos años más tarde. En este sentido, chinos y japoneses llevaban a los coreanos años de ventaja, y eso fue algo que lastró los intereses de Corea en los años posteriores, pues no pudieron hacer nunca frente a ningún país y terminaron siendo colonia de Japón de forma injusta pero con el beneplácito de todos los países del mundo.

Desde ese momento, y hasta nuestros días, Corea se convirtió en un lugar de gran interés geopolítico para todas las potencias mundiales que querían tener poder en Asia Oriental. Por eso, Corea fue el foco por el poder en Asia Oriental entre Qing, Japón y Rusia, y por eso mucho más tarde, Corea fue dividida en dos por las grandes potencias ganadoras de la II Guerra Mundial pese a que el país nunca participó directamente como tal en dicha guerra y no había ningún motivo para esta divisón más que el geopolítico. Sería muy injusto echarle las culpas de la situación a Daewongun, por supuesto. Pero uno no puede dejar de mirar al pasado e imaginar cómo de diferente hubiera sido la historia si Corea hubiera decidido abrirse amistosamente al comercio con Occidente en 1866 y hubiera podido disfrutar de todas las ventajas tecnológicas durante todas esas décadas. Muy posiblemente, la historia que escribimos ahora hubiera sido otra muy distinta. Nunca lo sabremos.

 

Próximas entradas que escribiré de historia de Corea relacionadas con este tema:

- Las primeras fotografías de Corea
- Incidente del barco General Sherman
- Incursión francesa en la Isla Ganghwa
- La batalla de Ganghwa por parte de los EEUU
- La "bizarrada" de Ernst Oppert
- La Reina Min
- Heunseon Daewongun
- El Rey Gojong
- El tratado de Ganghwa de 1876
- Luchas de poder en Joseon entre Qing y Japón 
- Los Seowon, academias privadas de confucionismo 

y muchas más :)
 

  • Título: Rechazo a los extranjeros en Corea entre 1866 y 1873
  • Escrito por:
  • Fecha: 24 Marzo 2016
  • Comentarios

0 Comentarios

Dejar comentario en Google +

Top