Peleas de toros en Corea

Vaya por delante que, aunque en mi DNI ponga España, a mi no me gustan las corridas de toros. Hay gente a la que le gustan y hay gente a la que no le gustan. Yo soy del segundo grupo y por tanto nunca me imaginé que iría a los toros... en Corea. Aquí os dejo un vídeo que grabé de una pelea de toros y a continuación la explicación de estos eventos.



Las peleas de toros, llamadas en coreano 소싸움 [sossaum], son típicas de algunas localidades del país. El festival de peleas de toros más famoso es el de Cheongdo en la provincia de Gyeongsangbukdo y se celebra en primavera, sin embargo yo asistí este otoño al de Jinju. De los tres días que duraba el festival, sólo fui el primer día donde se hacían las eliminatorias preliminares.



Hay muchas diferencias entre estas peleas de toros y cualquier corrida de toros de origen español. También hay algunas similitudes. Unas saltan más a la vista que otras, pero como todos conocemos la tauromaquia voy a usar las comparaciones para describir lo que son estas peleas.



En primer lugar me llamó la atención que las peleas de toros se hacen en una plaza de toros. El lugar es redondo como una plaza de toros convencional, con gradas, venta de snacks y comida, señores de cincuenta años, olor a toro (faltaba olor a puro) y la arena que cubre todo el lugar de las peleas. Quizá la diferencia más notable de este lugar con un coso taurino sea el cambio de la barrera roja que rodea la arena por los troncos que hacen la misma función de protección. Por lo demás, podría ser una plaza de toros española perfectamente.



El público que va suelen ser hombres y mujeres de avanzada edad y también niños que van con padres y abuelos. El día que yo fui había poca gente porque como he dicho antes se trataba de las rondas preliminares. Los toros iban peleando y descalificando unos a otros para conseguir un lugar en la final. Se supone que los más bravos son los que llegan a la final, así que me imagino que la final tuvo que ser más emocionante que estas rondas preliminares que eran un poco aburridas.



Los toros van sujetados por los orificios de la nariz y van al lado de sus dueños. Estos toros no tienen nada que ver con los toros de lidia. Son toros que se usan para ganadería y trabajar el campo. Los dueños son campesinos y cuidan de estos animales porque son básicos en su vida diaria. No son toros criados para pelearse y su bravura se limita únicamente al momento de la pelea. En Corea es muy normal que los campesinos tengan toros y vacas para trabajar el campo o para ganadería. En casa de Jumi tenemos una o dos vacas de este tipo.



Los toros de las peleas son machos y luchan por su territorio como harían de forma natural en el campo. Los cuernos de los toros están limados, son cortos o a veces están hacia atrás con lo que no hay peligro de que un toro cornee a otro, o a su dueño. La pelea se hace con la cabeza y para ello los cuidadores los juntan para que se encuentren las cabezas y empiecen a empujarse.



Una vez se enganchan ya es difícil que se separen. Los dueños se dedican a mirar mientras un juez vigila la pelea y el narrador del evento va comentando lo que sucede en la pelea a través del micrófono.



A veces las peleas se vuelven aburridas porque los toros no paran de empujarse pero moviéndose poco, o porque a veces alguno de los toros tiene miedo y evita la confrontación o intenta escapar.



Pero otras veces la pelea se vuelve bastante igualada porque ambos toros son fuertes y bravos, es entonces cuando se vuelve más emocionante ya que es difícil saber quién va a ganar. Quizá la diferencia más importante de estos toros con las corridas de toros hispanas es que aquí ningún toro muere ni sale herido. No hay ninguna manera de que el toro sufra ya que todo se reduce a un simple contacto de cabezas y empujones. Los cuernos no son peligrosos para sus gruesas pieles y carnes. No hay estoques, picadores ni ningún tipo de maltrato animal. Es simplemente la fuerza natural de los animales, y la pelea cesa cuando uno de los dos gana el terreno al otro.



A los mismos dueños de los toros no les interesa que los toros salgan heridos o dañados ya que son parte de su modo de vida, así que es normal que se preocupen por los animales. Por otra parte no he visto nada en Corea -o no conozco que haya- en contra de estas peleas de toros. Me parecería absurdo porque ya vi que no había maltrato ni daño de ningún tipo.



Ese día vivimos algunas peleas emocionantes y un toro que tenía mucha fuerza fue capaz de voltear a otro. El toro que perdió tropezó delante del ganador y este aprovechó para, desde el suelo, hacerlo rodar por la plaza. Pese a la aparatosidad de las imágenes el toro que perdió no sufrió ningún tipo de herida y se fue tal como entró por la puerta. Lo que pasa es que al tratarse de animales de seiscientos kilos las imágenes son bastante espectaculares.



Especialmente esta de arriba.



En mi opinión, las peleas de toros son un evento interesante de ver por aquello de descubrir un poco de la cultura coreana que menos se conoce. Personalmente no me gustan las peleas de animales, aunque no se hagan daño. Es probable que más adelante vaya a ver, si puedo, la final de peleas de toros de Cheongdo por ver si una final es más entretenida y por la curiosidad de este evento. Aún así no es algo que me guste especialmente. Teniendo en cuenta que el evento era gratuito ¿habríais ido para conocer este evento coreano?



No hubo toreros pero al juez se le cayó el sombrero a modo de montera. Me pregunto si será supersticioso y si sabrá lo que significa que caiga boca arriba. Espero que os haya resultado interesante. ¡Va por ustedes!.

+ info: toros de Jinju
Localizacion de Lugares: