26 February 2017 21:23 PM



Mifukitei, un restaurante auténtico en Kioto

Era uno de esos típicos días que íbamos paseando por Kioto y teníamos hambre. No había buscado información sobre ningún restaurante de la zona y andábamos un poco perdidos. Además, no era una hora muy buena porque todos los trabajadores japoneses de empresas (salaryman) estaban comiendo a esa hora. Lo intentamos en un restaurante que parecía interesante pero no pudimos entrar porque estaba lleno de comensales. Decidimos buscar por la zona y no encontrábamos así que le dije a Jumi de subir hacia los templos que teníamos pensado visitar ese día y ya aparecería algún restaurante por el camino. Y así llegamos a Mifukitei, un restaurante pequeño y solitario, envejecido junto a la carretera que sube hacia el templo Nanzen-ji.

A primera vista el restaurante no invitaba mucho a entrar. Vacío en horas que debería estar lleno y donde a través del cristal de la puerta se apreciaba un lugar que parecía anclado en los ochenta. "Entremos sin pensarlo" le dije a Jumi. Estaba seguro de que realmente habíamos encontrado un buen lugar. Y así fue.

El restaurante era muy auténtico, y así lo definí en aquel momento. Un lugar donde parecía que el tiempo no había pasado. El dueño que nos atendió era un japonés mayor que rápidamente nos acercó un menú en inglés a sabiendas de nuestra condición de turistas. Desde la puerta de la cocina una simpática abuelita había salido a cotillear quienes éramos y acto seguido se metió a preparar los platos de Gyudon que acabamos pidiendo. El menú japonés, colgado en la pared en papeles verticales y escrito todo en el idioma del país tenía muchos más platos, al menos, al juzgar por la cantidad de papeles que había, mientras que en el menú en inglés apenas había cinco o seis diferentes. Sin embargo, la elección fue buena. El plato estaba rico y el precio era barato. Eso sí, como en muchas comidas japonesas me quedé con hambre.

Lo mejor era el local, por supuesto, con ese ambiente retro, esa máquina de Coca-cola que llevaría allí desde hacía años, y todo ese ambiente a lugar auténtico. A veces pienso como en un típico bar español de barrio de toda la vida. Si fuera viajero en España me gustaría ir a esos lugares y no tanto a los que van los turistas. Este restaurante me dio esa sensación de autenticidad. Un lugar japonés verdadero anclado en el pasado y que apareció frente a nosotros como una gota en el tiempo para ofrecernos unos instantes de normalidad, lejos de la falsedad que muchas veces se vende a los turistas.

Un lugar que recomiendo, por su comida (aunque pueda parecer muy normal), por el sitio, por su amable dueño y mejor cocinera, por las sensaciones que evoca, por la historia que debe haber entre las paredes de este lugar, por desviarse de las rutas gastronómicas de la ciudad, por acercarse a la vida cotidiana nipona. Habrá a quien no le guste, porque tiene que haber gustos para todo, pero yo disfruté como un niño y comí como si estuviera en mi casa. 

  • Título: Mifukitei, un restaurante auténtico en Kioto
  • Escrito por:
  • Fecha: 09 Octubre 2015
  • Comentarios

0 Comentarios

Top