26 February 2017 21:19 PM



Los cerezos en flor de Jinhae

Si hay un lugar en Corea donde es espectacular ver las flores de cerezo, ese lugar es Jinhae. Al sur del país, a poco más de una hora en autobús de Busan y al lado de Changwon, se encuentra Jinhae, una pequeña ciudad de cerca de 200.000 habitantes que es famosa por las flores de cerezo. Durante el mes de abril se celebra el festival de flores de cerezo, en honor del almirante Yi Sun Shin. El festival es tan famoso en Corea que normalmente suele recibir alrededor de dos millones de visitantes durante las fechas del festival. Es por eso que nosotros preferimos ir unos días antes de que empezara, cuando las flores de cerezo ya habían hecho su aparición y no había tanta gente. La ciudad de Jinhae está totalmente poblada de árboles de cerezo y es fácil ver estos árboles florecidos en diversas calles de la ciudad. Suele ser visitado por mucha gente de todas las edades, pero por la belleza que tiene muchas parejas van a pasear bajo los cerezos y se hacen fotos.

Para llegar fuimos en autobús desde la estación de Sasang, en Busan. El viaje nos costó alrededor de 5.000 w y tardamos una hora en llegar. Como Jinhae no es grande, con la ayuda de google maps, llegamos enseguida y fuimos andando de un lugar a otro. Como llegamos por la tarde al arroyo y quería verlo de noche, fuimos a ver otro de los atractivos de la ciudad que es la torre de Jinhae, no muy lejos del arroyo. Cerca de allí estaban haciendo los preparativos para el festival que debe estar celebrándose justo estos días. A la noche, y como suele ser habitual en este tipo de cosas.

Jinhae me dio la impresión de que no tenía mucho que ofrecer, desde el punto de vista turístico, aparte de este festival. Aún así, me quedé con ganas de saber si hay alguna cosa interesante por la zona. Lo cual quiere decir que seguramente vuelva en otro momento. Como he dicho, las flores de cerezo están por todas partes pero sin duda hay dos lugares emblemáticos de este festival: La estación de tren de Gyeonhwa y el arroyo Yeojwacheon.

La estación de tren de Gyeonghwa

El primer lugar que visitamos nada más bajar del autobús para ver los cerezos en flor de Jinhae fue la estación de tren de Gyeonghwa. Actualmente esta estación, si no me equivoco, está fuera de servicio y no se usa para subir o bajar del tren. Aunque la vía sí que está en uso y de vez en cuando pasan trenes. Por eso la zona de la vía estaba acordonada. Sin embargo, la gente campaba a sus anchas y lo común era estar en la misma vía haciendo, y haciéndose, fotos. Estuvimos bastante rato por la tarde, pero sólo vimos pasar un tren que ya venía pitando desde lejos.

La fotografía con el tren pasando es una de las más famosas de este lugar. Pero cuando pasó el tren apenas pude prepararme en un buen lugar. La zona estaba llena de gente, y además el tren que pasó no era tan bonito como en la fotografía que la propaganda turística difunde.

La zona estaba llena de familias y parejas que salían a pasear. Pese a que todavía no era el festival de flores de cerezo, la zona estaba llena de gente. Todos haciéndose fotos.

La temperatura agradable de la primavera en el sur de Corea, hacía que pasear fuera una buena opción. Nosotros vinimos con kimbap de casa y aprovechamos para comer en un banquito de la estación.

Después dimos una caminata hasta el arroyo de Yeojwacheon, la otra parada obligada de Jinhae.

 

El arroyo Yeojwacheon

El arroyo Yeojwacheon es sin duda uno de los lugares más bonitos que he visto hasta ahora. Fuimos por la tarde aunque yo sabía que por la noche con la iluminación era espectacular, y sin duda valió la pena esperar. Nos fuimos de la estación de tren de Gyeonghwa caminando y subimos a un autobús de Jinhae para ir hasta el arroyo, aunque no hay mucha distancia, y en unas pocas paradas llegamos. Cuando llegué me sorprendió la luminosidad de las flores de cerezo, que cubrían todo el arroyo y sin embargo lo iluminaban con una gran belleza. Parecía un lugar mágico y realmente lo era. Mucha gente se agolpaba en los laterales y los puentes que lo cruzan. Algunas personas paseaban por debajo.

Fue muy bonito, y la experiencia mereció la pena. Aún así, cuando más bonito está el arroyo es por la noche, cuando lo iluminan. Por eso decidimos irnos a la torre de Jinhae que está en un parque cercano para hacer un poco de tiempo. Allí subimos y pudimos ver todo Jinhae desde arriba.Cuando bajamos de la torre volvimos al arroyo porque ya anochecía. Al cabo de una hora pasando un poquito de frío, iluminaron todo el arroyo. Fue sin duda uno de los lugares más bonitos que he visto. A los lados del arroyo había muchas tiendas de comida, bebida e incluso adivinos que te dicen el futuro por un módico precio. 

Un ejercito de fotógrafos aficionados y no tan aficionados, cogía sitio en los puentes y lugares más estratégicos con el fin de sacar la mejor fotografía. Algún día no muy lejano tendré una cámara mejor y un trípode con el que poder tomar posiciones y codearme con estos cazadores de instantáneas mágicas. Mientras tanto tendré que conformarme con sacarlas todas a pulso.

Sólo por imágenes como estas merece la pena pasar por Jinhae. Me imagino que debe de ser más pesado y complicado ir desde Seúl, pero si vives o pasas por Busan o alguna localidad del sur, no dejes de visitar Jinhae durante la floración de cerezos. Es simplemente espectacular.

Desde el arroyo nos fuimos caminando hasta la estación de autobuses para volver a Busan. Fue un día muy bonito y me encantó pasar el día en Jinhae. Un lugar muy recomendado si tienes la suerte de poder pasar estas fechas cerca de esta zona.

  • Título: Los cerezos en flor de Jinhae
  • Escrito por:
  • Fecha: 04 Abril 2013
  • Comentarios

0 Comentarios

Top