23 January 2017 23:41 PM



La prisión de Seodaemun, recuerdo de la ocupación japonesa

"La prisión de Seodaemun es un símbolo de la opresión y el terror". Así se mostraba uno de los primeros carteles que explicaban la historia de este lugar. Era un caluroso día de agosto durante mi semana en Seúl cuando me decidí a visitar la prisión de Seodaemun y la puerta de Dongnimmun. La verdad es que tenía mucho interés por visitar ambos lugares. La prisión es un ejemplo de la ocupación japonesa y la puerta un símbolo de la libertad de Joseon frente al sometimiento chino de Qing.

No tenía mucha idea de lo que me iba a encontrar dentro de la prisión pero por dentro de mí corría un cierto sentimiento contrariado. Por una parte, la ilusión de visitar una prisión tan antigua. Por otra parte, la sensación de angustia de estar en el mismo lugar donde otras personas han sufrido, han sido torturadas o asesinadas.

La prisión fue construida durante la época del Gran Imperio de Corea o Daehan Jeguk (1897 - 1910) a causa de la presión japonesa. En un primer momento había sido conocida con el nombre de prisión de Gyeongseong, y fue construida con el ánimo de suprimir los deseos independentistas de los patriotas coreanos que en aquella época luchaban por su libertad. De esta manera la prisión, que estuvo activa durante décadas desde 1908 hasta 1988, se convirtió en un símbolo de la opresión y la tortura. Primero, cuando en manos japonesas se utilizó para oprimir a los independentistas coreanos, y después, ya durante las épocas propiamente coreanas, contra aquellos que defendían la democratización del país durante las diversas dictaduras.

La prisión tenía 1600 m2 en un principio, pero tuvo que hacerse aproximadamente hasta treinta veces más grande en la década de 1930 debido a la gran cantidad de activistas coreanos que había prisioneros en su interior. Sin embargo, esta no fue la única prisión del país. Los japoneses construyeron un total de 16 prisiones a lo largo y ancho del país convirtiendo Corea en sí misma en una prisión donde cualquier intento de independencia coreana era silenciado con la cárcel.

Desde la liberación coreana, la prisión fue renombrada a "prisión de Seúl" y estuvo activa hasta 1988. Diez años más tarde, en 1998 sería reconvertida en museo como la "prisión histórica de Seodaemun". Hubo muchos incidentes históricos que tuvieron como final la reclusión de los rebeldes en la prisión de Seodaemun, así como muchos mártires de la causa coreana que acabaron muriendo aquí. 

¿Qué vamos a encontrar dentro?

 

El sótano de torturas

Quizás el sótano de torturas sea uno de los lugares de la prisión de Seodaemun que menos explicaciones necesita por lo evidente del lugar. Aquí era donde se hacían los interrogatorios de la prisión y era una zona situada debajo del edificio principal.

Hoy en día podemos ver recreaciones de varias de las torturas que llevaron a cabo los japoneses sobre los independentistas coreanos. Algunas de las torturas eran colgar a alguien del techo quemándole con agua caliente. Un aislamiento extremo en celdas unipersonales de espacio mínimo. O los dolorosos castigos en los que clavaban pinchos entre las uñas y la carne de los dedos. Estas son algunas de las imágenes que saqué para mostrar este horrible lugar con paredes llenas de sufrimiento y dolor.

En este lugar también hay espacio para los testimonios de algunos presos que pudieron sobrevivir. Activistas independentistas coreanos muy jóvenes en aquella época y que a día de hoy son un testimonio vivo que puede contar en primer persona todas las atrocidades que sufrieron. Por ley de vida, algunos de ellos han ido falleciendo en los últimos años debido a su avanzada edad, como Lee Byeong Hui 이병희 que falleció en 2012 a los 94 años.

Sin duda una de esas experiencias nada agradables pero que te ayudan a pensar y valorar internamente muchas cosas. Pienso que a veces este tipo de experiencias, como seres humanos, son necesarias para que le demos valor a lo que tenemos alrededor, nuestra propia vida y la de los demás. Da miedo ver la frialdad con la que se mueve el mundo, y la facilidad con que nos destruimos unos a otros.

La sala de los mártires coreanos

La sala de los mártires coreanos o llamada en el Museo de la prisión de Seodaemun como "National Resistance Room" es el lugar donde se explica la historia de los movimientos de resistencia coreanos durante la opresión japonesa a partir de 1919.

En la sala II podremos ver una habitación donde sus paredes están llenas de las fotografías de estos activistas que fueron encarcelados y torturados aquí. Un lugar para el recuerdo donde podremos poner nombres y caras a todos los que padecieron los muros de la prisión.

Me resultó chocante ver la gran cantidad de gente joven que pasó por esta prisión, tanto de chicos como de chicas, algunas de ellas muy jóvenes como para ser consideradas un "peligro" para todo un imperio japonés.

En la sala III hay una reproducción a escala real de la horca de la prisión. El edificio de ejecuciones verdadero se encuentra todavía en la prisión en el mismo lugar donde siempre estuvo pero aunque podemos entrar dentro del recinto (donde están prohibidas las fotografías) sólo podemos ver el lugar desde fuera.

La verdad es que aunque este de la sala III sea un lugar creado a escala del original, no deja un buen sabor de boca y produce las mismas malas sensaciones que si fuera el lugar original. En la pared de esta sala hay fotografías de los independentistas coreanos más importantes entre los que se encuentra y destaca la activista Yoo Gwan Sun, estudiante de la Universidad de Ewha que murió torturada en la prisión con sólo 18 años, y que se ha convertido en un símbolo de la lucha por la libertad de Corea.

La prisión de Seodaemun por dentro

Una vez dejamos atrás el primer edificio de la prisión de Seodaemun salimos al patio interior donde podremos entrar a los otros edificios del lugar. El edificio central de la prisión es el que aparece justo debajo y que conecta los tres edificios de celdas. Es decir, los edificios numerados como 10, 11 y 12.

Dentro de la prisión podremos ver los pasillos y las celdas. Como en la sala de torturas, aquí también hay muñecos que, en esta ocasión, representan a los guardias de la prisión. Eso ayuda un poco a meterse dentro de la piel de los presos aquí confinados.

Dentro también había una exposición que mostraba los años posteriores a la ocupación japonesa. Es decir, los años en los que la prisión siguió funcionando pero ya en manos de los diferentes dictadores surcoreanos que vinieron después y donde se siguieron encarcelando activistas democráticos.

Las celdas no eran muy grandes y me imagino que dentro habría varios presos hacinados. Muchas de las celdas están cerradas pero en algunas se puede entrar. No hice fotografías de las celdas por dentro porque las que vi no tenían nada interesante en su interior y al no ser muy grandes la fotografía no captaba la esencia del lugar. En este lugar se han rodado algunas películas como "Breath" o "Hierro 3" de Kim Ki Duk.

Después se puede salir y visitar el patio exterior, que nos lleva a otro edificio que era el destinado para los trabajos en la prisión. En ese edificio se hacían trabajos donde los reclusos producían efectos militares para el ejército japonés o cualquier otra cosa que necesitaran los japoneses. En la actualidad contiene algunos paneles explicativos sobre la activista coreana Yoo Gwan Sun.

El edificio de ejecuciones

Este fue el lugar de ejecución de numerosos independentistas coreanos y de los movimientos por la democracia. Después de ejecutar a los presos, los japoneses dejaban los cuerpos afuera, en un pasaje secreto con forma de túnel.

 

El campo de ejercicios

Era el lugar donde los prisioneros hacían ejercicios de forma individual, aquí podían ser controlados fácilmente. Esta construcción data originalmente de 1922, pero fue destruida en 1988 y ahora reconstruida otra vez en 2011 para su observación.

Sin duda, la prisión de Seodaemun es un lugar distinto que no deja indiferente a quien lo visita. Como curiosidad, el ex-Primer Ministro de Japón, Yukio Hatoyama, que visitó la prisión en 2015, ofreció disculpas públicas por las atrocidades cometidas por los japoneses durante la época colonial.

Entrada: 1500 wones

Horario:

Marzo -Octubre: de 9:30 a 18:00
Noviembre - Febrero: 9:30 a 17:00
Cerrado el 1 de enero, Seollal, Chuseok y cada lunes (el día siguiente si este es festivo)

¿Cómo llegar?

Metro: Salida 5 de la estación de Dongnimmun de la línea 3 Seúl

Autobuses:

Azul: 471, 701, 702, 703, 704, 720, 752
Verde: 7019, 7021, 7023, 7025, 7712, 7737, 11
Rojo: 9701, 9703, 9705, 9709, 9710, 9711, 9712
Limousine: 6005

Lugares de interés cercanos:

- Puerta Dongnimun​
 

más fotografías:
 
 
 
 
 
  • Título: La prisión de Seodaemun, recuerdo de la ocupación japonesa
  • Escrito por:
  • Fecha: 03 Marzo 2016
  • Comentarios

1 Comentarios

  1. Imagen de Mirta Lorena de los Santos
    Mirta Lorena de... (no verificado)Marzo 03, 2016 15:12 PM

    Muy interesante el blog y todo su contenido. Felicitaciones.

Dejar comentario en Google +

Top