23 January 2017 23:20 PM



Hell Joseon, el infierno de vivir en Corea del Sur

Para los jóvenes coreanos, vivir en Corea del Sur se ha convertido en un infierno. Parece increíble que en una sociedad tan avanzada tecnológicamente, y que ha sabido expandirse internacionalmente a través de los chicos y chicas del K-pop y las series de TV, vivir sea un infierno. Nadie lo diría cuando ve a todos esos idols guapos/as y esas imágenes que Turismo de Corea siempre nos enseña. Pero para los jóvenes coreanos que viven realmente en el país parece que se les hace cada vez más difícil la vida. De hecho, se dice que la vida en Corea ha sufrido una involución de 150 años hasta volver a la época de la dinastía Joseon. Se dice que vivimos en una sociedad regresiva. Es decir, en lugar de avanzar en pleno siglo XXI, hay coreanos que tienen la sensación de vivir en una sociedad jerarquizada, casi-feudal, donde las nuevas élites ricas ocupan los puestos de los Yangban (eruditos neo-confucianos) de antaño. ¿Realmente las cosas no han cambiado? ¿Qué paralelismos hay y cuál es este infierno?

Antes de empezar debo agradecer a Elías Molina que me hiciese llegar este concepto de "Hell Joseon" cuando hace apenas un par de días comenté en este mismo blog sobre la educación en Corea del Sur. Allí explicaba, en base a mis experiencias personales a través de mi entorno y alumnos, cómo era de insufrible el sistema educativo coreano. Además, hablé mucho de la esclavitud voluntaria a la que muchos coreanos se someten a la hora de trabajar. Hablé de sus motivaciones, de sus objetivos en la vida y también hablé de la relación estrecha que hay entre la educación y las grandes empresas coreanas que al fin y al cabo mueven los hilos de poder en el país. Hablaba también sobre las propuestas políticas para no solucionar el problema y por último terminaba el artículo dando un par de soluciones personales que pensaba que podrían mejorar la situación. Finalizaba el escrito con una frase donde me sentía resignado a creer que los coreanos parece que no tienen intención de cambiar nada. Pero me equivocaba en esto último. Parece ser que en estos últimos días, casualmente, hay una idea llamada "Hell Joseon" que se está expandiendo por las redes sociales poco a poco y que parece estar comenzando a despertar ciertas conciencias. En el mapa que puedes ver arriba (que realmente pertenece a un videojuego pero que se ha tomado en forma humorística para criticar la sociedad coreana actual) se pueden ver cada uno de los lugares que forman Corea del Sur hoy en día. Lo primero que voy a hacer en este artículo es explicar sobre Joseon y la sensación de infierno. Después hablaré sobre Hell Joseon y explicaré en detalle el mapa. En el siguiente punto explicaré un poco sobre la sociedad, y por último pondré unos enlaces a otras webs donde quien quiera puede desarrollar aún más el tema.

 

 

¿Por qué Hell Joseon?

"Hell Joseon" une dos conceptos que explican muy bien la situación que se vive. Por una parte la palabra "hell" escrita en inglés, que nos trae a la Corea actual, la que usa el konglish (coreano + inglés) en muchos conceptos. La idea de infierno es muy evocadora y no es para nada aleatoria. Se contrapone al concepto SKY (cielo/paraíso) de las tres grandes universidades surcoreanas del que hablé en la entrada de la educación, y al mismo tiempo explica claramente la sensación de quienes viven en Corea. Especialmente aquellas personas de entre 20 y 30 años. Para ellos vivir en Corea es ciertamente un infierno.

Por otra parte, tenemos Joseon. Es el nombre de la dinastía que reinó la península coreana desde 1392 hasta 1910. La sociedad de aquella época era una sociedad neo-confucionista donde la clase aristocrática llamada Yangban ocupaba, después del Rey, las primeras posiciones de gobierno. Se trataba de una sociedad plenamente jerarquizada donde el Rey estaba por encima de los demás, seguido por los nobles, el pueblo y los esclavos. Al mismo tiempo las jerarquías neo-confucionistas se expandían a todos los ámbitos de la vida. El padre por encima de su mujer e hijos, el jefe por encima de su súbditos, el general por encima de sus soldados, etc. Estas jerarquías han seguido hasta el día de hoy. Una parte positiva es el respeto hacia los mayores, pero la negativa es que no se puede decir nada en contra de cualquiera que esté por encima en la jerarquía, no se puede discutir, no se puede alzar la voz, no se puede decir nada que vaya en contra de los que están arriba y por tanto se crea una situación de sometimiento de la población a las más altas esferas. En Joseon, además, vivían los hijos de los aristócratas de los que se decía que habían nacido con una "cuchara dorada". Un eufemismo para explicar que nacían en una situación de comodidad y riqueza en comparación con el resto de coreanos que nacían en familias pobres.

Así pues, el concepto de Hell Joseon, intenta unir el presente como infierno con la sociedad de Joseon que, pese a tratarse de siglos anteriores, parece no haber cambiado mucho a día de hoy.

 

 

El mapa de Hell Joseon como explicación de la sociedad coreana actual

Me encanta el mapa de Hell Joseon. Me gusta aquello que con cierto humor puede criticar inteligentemente aquellas cosas negativas de la sociedad. Aunque el problema social va mucho más allá de esto, pienso que para vosotros, amigos lectores que posiblemente no vivís en Corea del Sur en su mayoría, el mapa os va a ayudar a entender muchos conceptos clave de esta sociedad. Voy a explicar todos los conceptos que salen en el mapa y espero que al final se pueda entender todo correctamente. Quiero hacer hincapié en que aunque es un mapa en plan de humor, es muy interesante para poder entender los conceptos básicos de la sociedad coreana actual. No penséis que es algo sin importancia.

Puerta del nacimiento (o puerta del Infierno). [Gate of Birth]. Está a la derecha del todo en el mapa. Indica el lugar donde comienza la vida en el infierno surcoreano. Una persona nace en el infierno de Joseon y de aquí va a dirigir sus pasos hacia su futuro.

Puesto avanzado de esclavos. [Slave Outpost] Lo primero que hace un coreano al crecer es llegar al lugar de la esclavitud. Es decir, la escuela primaria, secundaria y la preparatoria para la universidad. Aquí esperan estudios intensivos desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche, academia privada incluida o no. Estrés, frustración, presión social, desembolso económico importante por parte de los padres, obediencia a estos en TODO (y a los profesores), decidir tu futuro con la intención de ganar dinero, etc. Aquí a los surcoreanos les lavan el cerebro vendiéndoles una vida mejor, un futuro ideal, una casa, un trabajo con mucho dinero, un coche, una mujer bonita (o marido con dinero), una TV de Samsung UHD, y todas las ventajas que en Corea también, se ven en las falsas series de TV mientras comes arroz y banchan todos los días en el suelo de tu casa soñando con un futuro ideal. Incluso los padres pueden haberte prometido esa operación de párpados que tanto te acompleja si consigues tus objetivos educativos. La juventud surcoreana mira únicamente a los libros y pasa los años en la esclavitud del estudio sin vivir la vida, con poco tiempo libre, y nada parecido a lo que nosotros, como estudiantes extranjeros, hayamos vivido en nuestros países. He de añadir aquí que aquellos que tienen la suerte de nacer en una familia rica, posiblemente estudien en el extranjero, o en algún instituto internacional donde el estilo de eduación no es igual. Esas personas van a "la armería de las cucharas doradas" que veremos más adelante.

Servicio militar. [Military] Si eres varón, tienes que pasar por aquí. Dos años obligatorios de servicio militar que rompen con tu juventud para siempre. Si ya venías de una esclavitud educativa ahora toca sufrir la esclavitud militar. Órdenes, jerarquías nuevas, vidas espartanas, horarios insufribles, tiempo sin ver a la familia o novia, en el maravilloso y bonito mundo de la guerra que te recuerda que no debes olvidar al "enemigo" del Norte.

Ingeniería y Ciencias o Humanidades y Ciencias Sociales. [Sciences and Engineering or Humanities and Social Sciences] Hay que elegir el camino en las dos grandes ramas del conocimiento universitario, ciencias o letras. Aunque como veremos, el destino final no será muy diferente.

Trono de los políticos. [Throne of politicians] Ajenos a la sociedad y viviendo en las montañas están los políticos. Un lugar apartado de la sociedad, no sufren los mismos problemas que los ciudadanos y dirigen desde allí los destinos de la nación.

Armería de las cucharas doradas. [Armory of golden spoons] Representa a los hijos de papá. Los que en la época de Joseon fueron hijos de la clase Yangban que vivían en los barrios aristocráticos y que hoy en día son los hijos de las clases ricas y que viven en los barrios ricos de Seúl. Aquellos que no tendrán problemas en el futuro, que conseguirán sus trabajos, que estudiarán en el extranjero, y que aprovechan la jerarquía como si se tratara de un sistema hereditario para estar siempre en la clase rica de la sociedad. (Se usa el término "armería" porque el mapa tiene relación con el videojuego World of Warcraft). Su situación en el mapa no es aleatoria, están en el límite, bordeando aquellos problemas de la sociedad que sí sufren el resto de los jóvenes surcoreanos.

Grandes Empresas. [Large corporations] Son las grandes empresas, chaebols, los grandes conglomerados empresariales. Están mostrados en el mapa como una barrera, un muro. Ese muro son las entrevistas de trabajo. No todo el mundo las pasa después de haber estado años estudiando, después de haberte formado, después de haber estudiado inglés incluso si tu empresa no va a usar nunca el inglés. Es la gran barrera al sueño que les han vendido a los coreanos desde jóvenes. Es uno de los mayores problemas al acceso a una vida "normal". Es muro y al mismo tiempo es una fortificación, un palacio del éxito. Algunos conseguirán quedarse allí, pero la gran mayoría acabará en otros lugares porque no podrán conseguir el objetivo. Son los lugares que vienen a continuación.

Estanque de los desempleados. [Pool of Joblessness]  Aquí acaban muchos de los jóvenes que no han conseguido el objetivo. En el desempleo, el paro. Aunque la tasa de desempleo en Corea del Sur no es muy elevada y se mantiene dentro de los parámetros normales, lo cierto es que está subiendo, especialmente, entre la población más joven. Cada vez está siendo más difícil encontrar un empleo, y los que hay están mal pagados o sobre-explotados. En mi opinión, el problema es que muchas de estas personas han pasado por una vida de esclavitud educativa, de servicio militar, de formación continua, siendo los mejores preparados del país e incluso de muchos países del mundo en comparación, para luego llegar a darse de cara con la triste realidad. ¿Quién en su sano juicio puede sentirse feliz después de haber estudiado tanto para acabar trabajando en un mal trabajo? ¿Tú estarías dispuesto a pasar años de esclavitud educativa, servicio militar y presión social, donde te han vendido un sueño falso, para acabar repartiendo comida a domicilio? ¿Serías feliz? ¿Y si no encontraras ni siquiera ese trabajo? ¿Y si como tú fueran miles a los que les sucede?

Refugio de los autónomos. [Lair of Self-employment] Algunos consiguen llevar adelante su propia empresa, tienda o negocio. No son tantos como deberían ser y por eso se alude a este lugar como una guarida, un refugio, donde tiran adelante como pueden pese a todo. Además, en Corea del Sur la competencia es brutal. Si abres un negocio, empresa o tienda que tiene cierto mercado, puedes tirar hacia adelante, pero si tu sector es el mismo que el de una gran empresa surcoreana, tu futuro es negro. ¿Con tantos ingenieros, por qué no hay nuevas empresas surcoreanas que se dediquen a la tecnología y compitan con Samsung o LG? ¿Por qué las que aparecen son absorbidas por las grandes empresas o directamente aplastadas? Está claro, ¿no?. 

Fortaleza de los burócratas. [Fortress of Bureaucrats] Aquí residen los funcionarios. Muchos de los estudiantes coreanos que no consiguen un empleo en las grandes corporaciones y no quieren un trabajo mal pagado, deciden probar en el funcionariado. No es fácil entrar porque se presentan miles para pocos puestos de trabajo, sin embargo los que lo consiguen llegan a esa fortaleza que da cierta estabilidad laboral y personal.

Templo del pollo. [Chicken temple] Esta es una de las cosas quizás, más sorprendentes de Corea del Sur. En muchas empresas que tienen trabajadores deciden retirar forzosamente a dichos trabajadores sobre los 40 o 50 años. ¿Por qué? Básicamente porque con el tiempo han de pagar más a estos trabajadores (se asciende jerárquicamente por edad, no por méritos) y las nuevas generaciones, más jóvenes, más baratas y más formadas van a ocupar su puesto. Su única salida parece ser la de unirse al sistema de franquicias que pueblan Corea del Sur, especialmente tiendas de pollo frito, pero también podríamos incluir cafeterías y restaurantes de todo tipo. Es común ver personas que han dejado (o les han "obligado a dejar amablemente") una empresa y empiezan su propia franquicia de comida. De estos "reyes del pollo frito", la gran mayoría de ellos no gana más de un millón de wones (760€) y el negocio no dura más de tres años teniendo que cerrar o traspasar, con una deuda media de 120 millones de wones (90.000€). Más que nada porque no son empresarios, no conocen el sector de la restauración, nadie abre un restaurante de pollo frito con ilusión, y se sienten fracasados, con deuda y con hijos que les han hipotecado en sus carísimos estudios universitarios.

Bosque de la emigración. [Forest of Emigration] Una salida que les queda a los coreanos es la de huir del país, en el bosque de la emigración, como si fueran bandidos.Escapar más allá de esta sociedad que les ha negado una vida normal o les ha mentido acerca de su futuro mientras han esclavizado su juventud e infancia.

Parque Tapgol. [Tapgol Park] El destino final de los surcoreanos, en referencia al propio parque Tapgol existente en Seúl, lugar de encuentro de ancianos coreanos y gente pobre. El final de los coreanos según el mapa es un final de abandono en la vejez, de pobreza y de mendigar. No hay que olvidar que en este país hay miles de personas ancianas que trabajan recogiendo cartones en las calles porque no tienen con qué pagar su vida en la vejez ya que al sufrir los problemas de la posguerra y vivir en esta sociedad capitalista, no pudieron obtener un sistema de pensiones adecuado. Los trabajos además de recoger cartones pueden ser la venta ambulante, recepcionistas en edificios, o "seguridad" en algunas estaciones de autobuses y lugares públicos. Corea del Sur tiene uno de los mayores porcentajes de suicidios y la mayoría de los casos están en los grupos de edad de entre 50 y 70 años. Nada es casualidad en Corea, tristemente.

Atalaya de la barbarie. [Watchtower of barbarism] Un lugar en lo alto desde donde se puede observar todo lo que sucede en el infierno coreano. No acabé de entender muy bien lo que significaba, si se refería a la barbarie que puede verse desde allí o a los bárbaros (quizás extranjeros) que la habitan. Entendí que aquí estarían aquellos que pueden observar el infierno desde una posición privilegiada. Puede ser porque sean los jefes de las grandes empresas, los directivos, los de la clase dirigente, etc. Pero yo, personalmente, también incluiría aquí a todos aquellos extranjeros que viven y trabajan en Corea del Sur y no sufren los problemas de los coreanos, que tienen buenos sueldos, reciben casas de la empresa, que son profesores de universidad, que son profesores de inglés, traductores, empresarios, intérpretes, comerciales de importación y exportación, y que posiblemente en la mayoría de los casos se vuelvan a sus países mientras observan indiferentes cuánto son de raros estos habitantes del infierno de Joseon mientras al mismo tiempo, estos extranjeros, sólo se quejan de las nimiedades de su vida diaria, los escupitajos de los ajeossis, los empujones de las ajummas, de que el jefe les obliga a beber, etc. Viven en su torre, ajenos al sistema, como los grandes jefes de las grandes corporaciones, y donde nadie o casi nadie, tiene intención de bajar de la torre a ayudar, les basta con quejarse públicamente en las redes sociales. Al menos, así veo yo a una gran mayoría de extranjeros que viven y trabajan en Corea. Yo no me incluyo en este grupo, porque pese a ser legalmente extranjero, y quejarme a veces, intento aportar soluciones y participo en lo que puedo de aquello que no me gusta, y en cuanto pueda, tengo intención de apoyar aquellos grupos o asociaciones que compartan intereses conmigo. En este sentido pienso que los extranjeros que tienen pensado vivir en Corea para siempre y que en algún momento dejarán de ser "extranjeros" deberían bajar de la atalaya y arrimar el hombro en lugar de sólo quejarse. Quejarse es fácil, ayudar ya es otra historia.

Aunque en el mapa no aparezca, deberían incluirse también aquellas personas extranjeras que trabajan en Corea en fábricas, en el campo, de forma ilegal o bajo explotación consentida. Ellos también sufren el infierno coreano, quizás en algunos casos, más incluso que algunos coreanos.

 

 

La sociedad coreana más allá del mapa

Quizás, el mayor problema que podamos tener con un mapa de este tipo, es tomárnoslo a broma. Pensar que no es para tanto, que es todo fruto de pataletas del momento, y que en muchos países es igual. En primer lugar, quiero aclarar que el hecho de que esta situación sea igual o peor en muchos otros países no justifica de ningún modo que los coreanos, si lo consideran injusto, no estén en su derecho de querer cambiar la sociedad donde viven. "Es que en España es peor" podrán decir algunos. No lo niego. A nivel de desempleo lo es, no así a nivel de esclavitud educativa, pero es que cada sociedad es de una manera, tiene sus problemas y debe solucionarlos por ella misma. Este blog trata sobre Corea, Japón y China, y cada vez que hable de cualquiera de estas sociedades se hará en relación con las propias sociedades. Es absurdo estar comparando países continuamente para mostrar que en otros sitios es peor. Si así fuera, nunca cambiaríamos nada porque en cualquier otro sitio siempre será peor.

Dicho esto, el sistema de esclavitud educativa y la relación jerarquizada socialmente que hay en Corea del Sur no se da en ningún otro lugar del mundo del mismo modo, ni siquiera en Japón. Se puede parecer en cosas, pero no es igual. La situación no es para tomársela a broma y pienso que, tampoco los que vivimos en Corea debemos vivir ajenos a ella. Si en un futuro tuviera hijos en Corea del Sur, este es el futuro que les espera y yo no quiero este futuro para mis hijos, pero es que tampoco lo quiero para mis sobrinos/as, ni para los hijos de mis alumnos, ni de mis amigos, ni de nadie.

Esta idea del Hell Joseon no es más que la muestra de la desesperación de los surcoreanos ante una sociedad dirigida por las grandes élites hereditarias. Las grandes empresas son de carácter familiar, los ricos meten a sus hijos en las mejores universidades a golpe de talonario y ocuparán siempre los primeros puestos, y así será cíclicamente. La gran clase media y baja de Corea deberá contentarse con los lugares más mediocres previo a una esclavitud al sistema. Pero todo esto también está trayendo unas consecuencias sociales que, de no cambiar la situación, va a producir un futuro más desesperante. Por ejemplo, los jóvenes desisten de encontrar pareja, casarse o tener hijos. La natalidad baja en Corea y la población envejece. La gente se siente fracasada cuando no puede conseguir un piso. A todo esto hay que añadir la continua construcción de pisos y la especulación que muchas personas hacen de ellos comprando varios y alquilándolos o revendiéndolos después. Esto no son cosas que yo me invente. Los propios coreanos le han puesto sus nombres. 

Sampo Sedae, es como se conoce a la generación que se rinde ante los tres objetivos que no puede conseguir: pareja, matrimonio e hijos. El desistimiento ante objetivos imposibles pasó de tres a cinco y pasó a llamarse Opo Sedae y que incluye el no poder encontrar pareja, casarse, hijos, empleo y vivienda. Pero es que en la actualidad el concepto es mayor aún, y ya estamos en Chilpo Sedae que incluye las relaciones personales y las expectativas en la vida. Es decir, los coreanos jóvenes de hoy en día sienten frustración y desesperación porque saben que, pese a ser esclavos de la educación, formarse y llegar lo más lejos posible, no tienen posibilidades de encontrar cosas tan básicas para la vida como: pareja, matrimonio, hijos, empleo, una casa propia, amigos y esperanza en una vida mejor. Por lo que los niveles de dejadez y desesperación son alarmantes. En mis clases, cada vez son más los y las estudiantes que no tienen interés en casarse o tener hijos, y cada vez son más los que quieren estudiar español para buscar un trabajo fuera de Corea del Sur. Me parece muy triste.

 

"Hell Joseon" de momento sólo es un concepto que usa la gente joven para referirse a la desesperación por su futuro, a la frustración por la no consecución de sus objetivos y en definitiva, es la forma en la que los jóvenes surcoreanos llaman al país donde viven. Todo tiene relación con las políticas del país, tal y como comenta Park NoJa en su artículo, desde la época del ex-presidente Lee Myung Bak (desde 2008), el gasto social se quedó estancado poniéndolo muy por debajo de otros países. Es decir, Corea del Sur se ha convertido en una gran potencia mundial pero con escaso bienestar social. Así pues, no es de extrañar que las tasas de natalidad y suicidios estén entre las peores del mundo ya que todo son consecuencias del sistema que se ha ido creando en los últimos años. Como comenta este autor en su artículo, con el que coincido al 100%, parece ser que los jóvenes surcoreanos de hoy en día se autoinculpan de sus desgracias y no ven más allá de los problemas del sistema. Como tienen unos padres que han vivido en una generación de crecimiento económico, piensan que aún tienen esperanzas de revertir la situación, pero lo cierto es que ese sustento paterno es lo único que les evita de caer en la pobreza. Quizás, siguiendo su teoría, cuando los trabajadores se den cuenta de que su situación no mejora siendo dirigidos por las clases de las élites, entonces se rebelen desde los movimientos sociales. Es difícil que los coreanos cambien su situación si no salen a la calle, se movilizan, se organizan y luchan por su propio futuro. Sin embargo, Se Woong Koo muestra una situación todavía más desesperante. Los jóvenes se rebelan contra el Estado a través de la autodestrucción del mismo. Ese no interés por formar una familia, no querer estudiar o simplemente huir mientras se ve desde un país extranjero como se hunde el barco, son formas de golpear directa o indirectamente al sistema que no ha creído en ellos. Mientras los ricos y las clases altas ponen todo su énfasis en pedir "esfuerzo" a sus compatriotas que abandonan desesperados, ese "esfuerzo" precisamente es una de las palabras más odiadas en "Hell Joseon" o Daehan Mangguk o Manghan Minguk un juego de palabras que usa el nombre de la República de Corea (Daehan Minguk) pero con un significado distinto: la República Fallida/Fracasada de Corea.

 

Enlaces de interés

 

Se-Woong koo en Korea expose (en inglés)

Park Noja en The Hankyoreh (inglés) Hankyoreh (en coreano)

​Página de Hell Joseon (en coreano) Página de Facebook (en coreano)

Lee ha Kyung en Korea JoongAng Daily (en inglés)

En Naver News (en coreano / vídeo) sobre esta noticia en reddit (inglés)

Kim Bo Eun en Korea Times (en inglés)

Jason Lim en Korea Times (en inglés)

  • Título: Hell Joseon, el infierno de vivir en Corea del Sur
  • Escrito por:
  • Fecha: 07 Octubre 2015
  • Comentarios

0 Comentarios

Dejar comentario en Google +

Top