23 January 2017 23:56 PM



Cuatro años viviendo en Corea

Como cada 5 de enero cumplo un año más en Corea, aunque esta entrada la escribo con veinte días de retraso. Y así, a lo tonto, he llegado a estos cuatro años viviendo en Corea. La verdad es que 2015 fue un buen año en todos los sentidos, pero donde más lo noté fue en el terrero laboral, ya que ha sido el año en que hemos abierto nuestra academia de español y esto nos ha hecho tener muchísimo trabajo, no sólo de clases, sino de papeleos en general.

Empecé 2015 bastante bien, pero enseguida me vi completamente absorbido por la academia, y así estuve hasta diciembre, por lo que apenas pude dedicar tiempo al blog, a viajar y a otros hobbies y placeres de la vida. En total escribí 62 entradas en el blog durante este año. Es decir, poco más de una entrada por semana. Unos números muy bajos para un blog como este.

He de decir que hasta junio no pude hacer nada ya que tenía que arreglar primero muchas fotografías por culpa de un problema que tuve con Flickr. Además, aproveché para hacer borrón y cuenta nueva y aunque casi no se haya notado, pasé todo mi blog antiguo a una nueva instalación por lo que, al no llevarme conmigo los comentarios, se perdieron por el camino, y esta es la razón por la que hoy en día apenas hay comentarios en mi blog. Lo bueno, puse una nueva plantilla y la imagen del blog ahora me gusta mucho más.

En cuanto a los viajes, este año apenas viajé y muestra de ello son las pocas fotografías que tengo de este año. En mayo hice una escapada de una semana a Seúl. Donde visité varios sitios de la ciudad que tenía pendientes. Especialmente remarcable el Dongdaemun Design Plaza, un edificio futurista espectacular en pleno centro de la ciudad. También visité algunos palacios, el Museo Nacional y otros lugares de menor importancia pero bastante interesantes para mí.

En noviembre hice el viaje de rigor a Japón y volvimos otra vez a Osaka y Kioto, visitando lugares que nos habíamos dejado en el primer viaje. Sin duda, Ohara y Kurama-dera fueron experiencias muy positivas.

Y esto es todo lo que viajé este año. Ni siquiera pude visitar lugares de mi ciudad, Busan, tal y como me había ido prometiendo todos estos años. Me da vergüenza darme cuenta de que llevo cuatro años viviendo en Busan y hay tantos lugares de mi ciudad que aún no conozco. Vamos a ver si este año no tengo excusa y puedo visitar todo lo que me falta.

La verdad es que razones para salir y ver sitios, voy a tener. Hace poco decidí ponerme delante de la cámara en mi canal de Youtube, y espero que eso me haga esforzarme para salir y mostrar lugares interesantes de mi ciudad. 

Otra cosa interesante es que empecé una colaboración con Yuanfang Magazine, en una sección donde cada mes escribo un artículo de cultura, sociedad o historia de Corea o Asia Oriental. Me gusta mucho porque es una publicación digital de calidad, seria, con muchísimos artículos interesantes y donde espero aportar mi granito de arena a la divulgación cultural de esta parte de Asia. Estoy muy contento de ser una pequeña parte de ese proyecto.

En cuanto a fotografía, acabé el año sin gastarme ni un won en material fotográfico, pero este mes de enero no he podido resistir la tentación de comprarme el pancake de Canon 24mm f2.8 STM. Es un objetivo muy barato y que apenas pesa, ideal para complementarlo con el 40mm y especialmente pensado para cuando quiera hacer vídeoblogs en casa, ya que es STM que es mejor para el enfoque de vídeo. Este año, posiblemente me compre un micrófono para mejorar la calidad de audio de los vídeos, y poco más.

También este año he podido comprarme un PC de sobremesa. Hacía muchos años que no tenía uno, ya que llevo más de 7 años con portátil. Lo necesitaba para almacenar datos, procesar imágenes y sobre todo, para jugar. Es una mala bestia de 32GB de RAM, GTX 980ti de 6GB, 4TB de disco duro, core i7 6700k ... nunca había tenido un ordenador así. Espero que me dure diez años como mínimo.

Pero sin duda lo que más me ha cambiado la vida en este final de 2015 ha sido el cambio de casa. Después de cuatro años viviendo en una casa de apenas 30m2 por fin hemos podido ir a una casa más grande. De alquiler, por supuesto, porque comprar una casa en Corea es muy caro. Pero el hecho de vivir en un lugar con habitaciones, cocina y comedor más amplios y dos cuartos de baño, me ha hecho sentirme otra persona. Era algo que necesitaba, porque vivir en un "One room" en pareja es bastante claustrofóbico y te quita todo tu espacio personal e intimidad.

Desde el punto de vista personal, en el viaje a Japón me ocurrió algo que me cambió por completo la forma de ver la vida. Estaba caminando por la montaña de Kurama-dera, prácticamente solo porque Jumi iba a su ritmo y yo me iba rezagando mientras hacía fotos. En ese momento empecé a pensar cosas, muchas cosas, sobre mí, sobre mi vida, sobre todos estos años, pero especialmente sobre cómo enfocaba mi vida y en todo lo que me estaba perdiendo sin darme cuenta. Lo curioso es que ya lo había pensado otras veces, pero quizás no me hice mucho caso hasta que estuve rodeado de naturaleza, en silencio,... No sé explicarlo con palabras, pero digamos que aquel lugar y aquel momento fueron los adecuados para que me replanteara todo. No voy a explicar muchos detalles porque ya que me he tirado a Youtube me gustaría contarlo allí, pero puedo decirte que cuando bajé la montaña me sentía otra persona, más positiva, más alegre, con más ganas de vivir la vida, como si algo me hubiera iluminado un camino que antes poblaban mis miedos, frustraciones, indecisiones y torpezas. Lo contaré en un próximo vídeo, creo que podré explicarme mejor. 

Así pues, 2015 fue un año de cambios positivos, de novedades, de cambios de vida, de pocos viajes y de mucho trabajo. Apenas tuve relación con otras personas, fue un año solitario, sin amigos y con mucha nostalgia por mi familia, mis amigos y mi ciudad. 

A 2016 le pido que se porte bien conmigo. Entre mis deseos para este año están el poder escribir todas las entradas del blog que tengo pendientes, y hacer vídeos de Corea para el canal de Youtube. Estas pequeñas "obligaciones" me llenan de vida cada vez que me pongo delante del portátil o de la cámara. A 2016 le pido también tiempo, tiempo para mí, para viajar y disfrutar la vida, tiempo para alejarme de las redes sociales que tanto tiempo se comen, tiempo para dedicarlo a lo que me gusta, para sentirme libre, para ser yo mismo. Salud y tiempo para disfrutar este pequeño viaje que es la vida, este viaje por el que pasamos y apenas disfrutamos. Este año quiero disfrutarlo como toca. Espero que se cumpla algo tan básico como disfrutar la vida, sólo le pido eso a 2016.

 

  • Título: Cuatro años viviendo en Corea
  • Escrito por:
  • Fecha: 25 Enero 2016
  • Comentarios

2 Comentarios

  1. Imagen de Pau
    Pau (no verificado)Enero 25, 2016 14:44 PM

    Me alegro de que 2015 haya ido bien... ya he visto tu nuevo vídeo en YouTube :P

  2. Imagen de Javier I. Sampedro
    Javier I. Sampedro (no verificado)Enero 25, 2016 14:44 PM

    Confio en que este año tenga mejor cara y además ahora que cuentas con algo más de espacio y un buen cacharro para procesar almacenar fotos, seguro que eso también te motiva y no dejes de ir descubriendo esos rinconcitos de la ciudad que tienes pendientes, comprendo perfectamente lo que dices y me ha pasado más de una vez. Los fines de semana a veces no cunden todo lo que uno quisiera verdad..
    A por ese 2016 con mucha energía. Te seguiremos en youtube; parece que se está poniendo de moda entre algunos blogueros jeje
    Un saludo.

Dejar comentario en Google +

Top