Receta de Kimchi

Empezamos nuestras recetas coreanas como no podía ser de otra manera con una receta de Kimchi. Como sabréis, el kimchi es una comida complementaria. No se trata de un plato principal, sino que sirve para acompañar muchos otros platos, así como de ingrediente en otras comidas, como por ejemplo: sopa de kimchi, tortilla de kimchi, etc. Podéis observar que sale como plato complementario en nuestra entrada sobre el Bibimbap.

Para los coreanos, el kimchi, es un elemento necesario en la dieta diaria. De hecho existen neveras específicas para guardar el kimchi. En la comida coreana normalmente encontramos dos elementos clave. El arroz y el kimchi. Así pues, para los coreanos es importante tener una máquina de arroz donde cocer y guardar el arroz caliente y una nevera de kimchi o gran cantidad de kimchi en la nevera.


Así quedó al final nuestra obra maestra de kimchi

Elaborar el kimchi no es fácil. Hay muchas manera de hacerlo. En cada casa tienen su propia receta. Tambien depende de la provincia. Hoy en día los coreanos normalmente no cocinamos el kimchi, es nuestra madre la que lo hace y da a los hijos. Y también podemos comprar en cualquier tienda de alimentación.

Hemos elaborado una receta de kimchi básico, a la manera de Jumi. Hemos hecho dos tipos de kimchi, uno el típico de Col China, y otro con nabo. Y los ingredientes los podéis encontrar en tiendas de alimentación, especialmente en las tiendas de alimentación chinas. Esperemos que os guste.

Ingredientes:

Para receta de kimchi:

1 Col china
1 vaso de Sal gorda
1/2 vaso de polvo de guindillas.
1/2 vaso de harina de arroz
6 cucharadas de líquido de pescado.
2 cucharadas de azucar
Jengibre
Ajos

Para receta de kimchi de nabo:

Nabo
otro tipo de Col China.
1 vaso de Sal gorda
1/2 vaso de polvo de guindillas.
1/2 vaso de harina de arroz
6 cucharadas de líquido de pescado.
2 cucharadas de azucar
Jengibre
Ajos

Preparación de la recta de kimchi:

 

Cojemos la col china y la separamos en hojas que trocearemos en dados pequeños. Después llenamos un recipiente con dos litros de agua y ponemos un vaso de sal gorda y mezclamos hasta que se disuelva. Acto seguido introducimos los trozos de Col China y dejamos en remojo durante 8 o 10 horas, en invierno. En verano con 4 o 6 horas será suficiente.

Una vez pasan las ocho horas en remojo, elaboramos la salsa de kimchi. Para una col china utilizaremos media cabeza de ajos y un trozo pequeño de jengibre. Pelamos y machacamos bien los ajos y el jengibre por separado hasta que se quedan dos masas uniformes de ajo y jengibre. Por otra parte mezclamos 1/2  vaso de Harina de arroz con agua hasta que la harina se disuelva completamente y no deje grumos.


Una vez lo tenemos, se mezcla todo en un bol con 1/2 vaso de polvo de guindilla. Después añadimos 2 cucharadas de azucar y 6 cucharadas de líquido de pescado. Mezclamos bien hasta que queda una masa espesa y uniforme.

El siguiente paso será escurrir la col china que teníamos en remojo y limpiarla con agua una o dos veces. Después la ponemos en un recipiente para añadir la salsa picante.

 

Añadimos la salsa picante y mezclamos bien con las manos (protegidas por guantes higiénicos) hasta que la col china quede completamente teñida del color de la salsa.

Una vez queda completamente roja le añadimos unas semillas de sésamo y ya podemos reservar en un recipiente tapado. El primer día podemos dejar el kimchi fuera de la nevera y a partir del siguiente día será necesario su conserva en el frigorífico. Aunque este kimchi puede empezar a consumirse desde el primer momento, será a partir de veinte dias cuando empezará a obtener un sabor más ácido. Se recomienda que este primer kimchi se utilice como plato acompañante de arroz, kim, y platos principales, mientras que el kimchi más ácido a partir de los veinte dias se utilice como ingrediente para otros platos como la sopa de kimchi, la tortilla de kimchi, etc. recetas que ya os pondremos en su momento.

Dato de Jumi: Aunque huela mal ¡¡no lo tiréis!! Es normal que con el paso del tiempo al ser un alimento fermentado, coja una olor fuerte y carácterístico pero no quiere decir que esté malo. El kimchi puede durar muchos meses si se conserva bien.

Preparación de la receta de kimchi de nabo:

Básicamente el procedimiento es el mismo para la salsa, lo único que varía en este caso son los ingredientes principales. Que serán el nabo y este otro tipo de col china que podéis ver en la fotografía y que podréis encontrar también en las tiendas de alimentación china.

 

Para su elaboración cortaremos el nabo en trozos que pelaremos y después trocearemos en tiras de más o menos un centímetro de grosor. Después lo pondremos en remojo en un recipiente con agua y sal gorda, de la misma forma que en el caso anterior, pero esta vez sólo durante dos horas.

 
La otra col china la limpiamos y cortamos por la mitad y en trozos pequeños que sean cómodos a la hora de comer.

Después el procedimiento de la salsa es igual que en el caso anterior y sólo nos quedará mezclar, añadir sésamo y reservar. Obteniendo estos magníficos resultados:

Un apunte para los cracks de la cocina: Hacer kimchi es como hacer una paella, la primera vez suele salir horrible o no sale del gusto que desearíamos. No os preocupéis, la siguiente vez saldrá perfecta, la experiencia os ayudará a la hora de la mezcla, los ingredientes, etc. En este tipo de receta se pueden añadir otros elementos. Podéis probar a añadir a la primera receta cebollino o hojas de la col china de la segunda receta, por ejemplo.

Esperamos que os apliquéis en la cocina y nos digáis cómo os ha ido ¿habéis tenido problemas? ¿ha salido bien? ¿picaba mucho? ¡¡¡Contadnos vuestras experiencias y anécdotas con el kimchi!!!