23 January 2017 17:31 PM



Besarse en público en Corea

Os enseño una imagen que no es muy común verla por Corea. Besarse en público, y más en un lugar público como el arroyo Cheonggyecheon no es algo muy común en Corea. No sé si habéis visto hace poco el vídeo de Coreano por Gusto donde los chicos de B2ST (un grupo de K-Pop) se sorprendían de ver a una pareja morreándose en un parque de Madrid. Le preguntaban a nuestra amiga Bea "¿es normal que se morreen en público?". Nosotros deberíamos preguntarles quizá, ¿es normal que en Corea no os beséis en los lugares públicos?.

Y lo es, o sea, no es algo normal besarse por la calle. Por eso cuando vi esa pareja besándose no dudé en disparar la cámara. Lo sé, no es una instantánea buena como la del beso de Times Square o la de Robert Doisneau, pero si es importante para mí, por ser la primera vez que vi algo así. Es la viva muestra de que, aunque no sea normal, puede ocurrir. Normalmente tendemos a generalizar las cosas. Si decimos que "en Corea no se besan por la calle" podemos llegar a pensar erróneamente que realmente nadie se besa, que no existe contacto físico. Esa -falsa- idea de que los habitantes de Asia Oriental, especialmente japoneses y coreanos son fríos, distantes, nada físicos, está muy extendida.

No digo que no sea verdad, que lo es en muchos casos, pero no es una verdad categórica. No existen las verdades absolutas, y mucho menos en las generalizaciones sociales. Las sociedades también cambian y son las personas las que las hacen cambiar.


El presidente Lee Myung Bak besando a la primera dama en un partido de béisbol.

Como digo muchas veces, la visión que tiene cada uno de una sociedad se basa en sus propias experiencias y percepciones. Estas no tienen por qué coincidir con las de los demás, cada uno puede haber tenido sus propias experiencias y ser incluso opuestas, pero no por ello erróneas, simplemente complementarias.

En mi caso me molestó bastante el no poder besarme en público. Aunque realmente sí que se puede, no hay, que yo sepa, ninguna ley que prohiba besar en público a tu mujer. Pero siempre hay leyes morales no escritas, costumbres de origen confucionista, que minan la voluntad de ir más allá y buscar el intercambio de besos. Fue algo que se me hizo raro al principio y a lo que después me acostumbré.

Cuando estamos en Corea no nos besamos en público, a Jumi no le parece correcto y yo lo respeto. Sé que si lo hacemos alguna ajumma (señora coreana) se escandalizará, algún haraboyi (abuelo coreano) nos dirá algo como "jovenzuelos inmorales" en coreano. O simplemente mi pareja no se sentirá a gusto. Las costumbres del país que me acoge son algo que respeto bastante. A veces nos besamos a escondidas y nos reimos, como novios que no quieren que los vean y eso se me hace mucho más divertido.

 

  • Comentarios

0 Comentarios

Dejar comentario en Google +

Top